viernes, 9 de enero de 2009

Jugando Con Fuego - Nora Roberts

Catarina Hale es nuestra protagonista. A sus 11 años descubré un incendio en la pizzeria de sus padres. Desde ese momento decide que su vocación es luchar contra el fuego, no como bombero, sino como investigadora.

Se recibe en tiempo meritorio, y trabaja de igual modo. Es sumamente inteligente, detallista, observadora, memoriosa. Cada relación amorosa por la que atraviesa termina con algún incendio. Ella no logra descubrir nada casi hasta el final del libro.

Desde el comienzo e intermitentemente aparece un personaje que luego será su novio, quien la vió una sola vez, no pudo cruzar palabra, se enamoró a primera vista y así siguió hasta que pudo encontrarla definitivamente.

Una vez me dijeron: "No confies en los libros en los cuales el nombre del autor es mas grande que el título". Y ahora me pregunto porqué me empecino en no hacerle caso a la gente que sabe un poco más que yo, o que, al menos, ya pasaron por una experiencia similar.

Resulta que Nora Roberts nos presenta un lindo Best Seller, dedicado a esas personas que todavía creen en el principe azul y en la bella durmiente. Y con esto no quiero decir que sea imposible de leer, de hecho hasta lo terminé.

Con todo esto quiero decir que me molesta soberanamente en un libro lo siguiente:

1) Que los buenos sean hermosos, inteligentes, super dotados, y que desde el principio del libro todo les salga de maravillas. Y, en consecuencia, los malos sean feos, tontos y portadores de un rencor tan grande que los hace predescibles.

2) Que todavía aparezcan príncipes azules y el/la autor/a no se preocupen en disimularlos, sino que concideren a todos los lectores como nenas de 7 años.

3) Que desde el comienzo del libro sepas como va a terminar.

4) Que no te hagan pensar en lo más mínimo, que planteen un problema y a los dos renglones esté la solución.

5) Que intenten profundizar en un tema como el fuego y mencionen siempre los mismos pasos porque el/la autor/a no se preocupe en aprender más sobre el tema para brindar más profundidad (por llamarlo de algún modo) a la lectura.

6) Que el único fin por el que están escritos sean para lograr ventas. No lo niego, es facil y rápido de leer. Pero no tiene un contenido interesante. Ni siquiera te hace pensar en como el "detective/investigador/loquesea" va a solucionar la cuestión.

7) Haber gastado tanta plata en algo que valga tan poco la pena.

Bueno, creo que ya enumeré bastantes características que me molestan de un libro, cuando lea otro que me guste tan poco como este, seguramente siga agregando todas las que me faltaron acá.

Hoy no hay citas, y creo que se entiende el porqué.

3 comentarios:

Diana dijo...

Primera :D

Diana dijo...

No he leído ese libro, y en verdad, agradezco al espíritu santo por iluminarte al describir otro libro, alguno que no haya yo leído.

Me intrigaste... Realmente si...

Tengo tiempo libre... Y no muchos libroa más. Lo considero un título con una adquisición próxima.

Besos :*

Jesus Dominguez dijo...

Desgraciadamente hy fórmulas para el éxito literario. Hay quién lleva estas fórmulas hasta su últimas consecuencias y al final, ocurre esto, que surgen historias prefabricadas llenas de clichés y frío.

Un saludo. Tu blog es genial.

Jesús Domínguez